domingo, 26 de junio de 2016

12 + 4.0 = 16 MAYO

Aquí estoy. En tan poco tiempo ha pasado mucho, incluso pensé bastante en poner estas imágenes porque había soñado con que al verlas tendrían más de idílicas, pero son un trozo de mi vida, así que aquí están. Solo puedo dejar todo en manos de Dios, mi lugar favorito.

Este mes aproveché las vacaciones trimestrales del colegio para viajar, sí me fui a verlo y ocurrieron muchas cosas; sin embargo, cuando regresé, no sé por qué, pero vi la película "Milagros del cielo" (sí con el mexicano Eugenio Derbez) y por eso decidí poner lo que viví. Lo primero fue que durante este paseo tuve momentos de soledad, pero en algunos de ellos conocí a personas con las que la pasé muy bien, una de esas fue la que me encontré en el parque donde abundan los gatos, fue un agradable momento rodeada de hermosas flores y muchos gatos.

Además, fui con una buena muchacha hasta la cruz de San Cristóbal, ella tuvo mucha paciencia conmigo porque soy muy miedosa en las alturas, trataba de animarme y enseñarme todo lo que sabía de Lima. Le estoy muy agradecida, fue una gran aventura y más llegar a los pies del Grande. También por allá compré algunas cosas como la gorra, la cual es muy linda. Finalmente, algo que se vino conmigo porque él me lo dio, sí Paddington, creo que fue Dios quien lo puso en mi camino para que trajera a casa algo de ese ensueño que tanto deseaba.  



De todo esto, y tras ver la película (sobre todo al final), cerré los ojos y solo me enfoqué en esos momentos en los que viví mis milagros, que reconozco que fueron muchos e increíbles, comenzando con que estaba sola en otro país...



Si quieres ver más de quienes participan, cliquea aquíLes animo a ver la película, que es muy bonita, y que me digan si les gustó, solo les puedo adelantar que deben verla con pañuelos desechables.

     



2 comentarios:

  1. Que compartas tus experiencias es algo dulce y agradable, te felicito.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto que, en ocasiones, Dios pone a personas especiales e inesperadas en nuestro camino, sobre todo si nos sentimos solos y estamos en un país extraño.

    ResponderEliminar